Existen en el mercado una amplia gama de opciones de productos como pinturas, barnices, resinas, acabados, etc.; que podemos aplicarlos como recubrimientos para protección de superficies en climas extremos o abrasivos o en lugares donde hay derramamiento de sustancias químicas y que también mejoran las propiedades de la superficie, entre otras características.

Pero una de las mejores opciones que actualmente hay en el mercado para recubrir cualquier superficie son los acabados epóxicos. Estos son aquellos productos terminados de recubrimientos que están constituidos por resinas epóxicas o poliepóxicos, que son polímeros termoestables que se endurecen cuando se mezclan con agentes catalizadores o “endurecedores”.

 

TIPOS DE ACABADOS EPÓXICOS

Los diferentes tipos de acabados epóxicos tienen diversas aplicaciones, pero los más destacados son:

 

Epóxi Poliamida: como recubrimiento que crea una película impenetrable para exposiciones severas en entornos marinos y costeros, instalaciones petroquímicas, fábricas de pulpa y papel, y otros entornos agresivos.

Aminas Epóxi: para recubrir superficies de acero y concreto que se exponen a constantes impactos severos, derramamiento de químicos y solventes, al maltrato, condiciones extremas de clima y ambiente abrasivos.

 

*Fuente: Cosmos